Definición de Movimiento Social

Cuando un conjunto de individuos comparten unas mismas preocupaciones e inquietudes sobre un asunto de interés general, es probable que poco a poco se forme una corriente de opinión y finalmente se ponga en marcha un movimiento social. Como pauta general, todo movimiento social se crea con un doble propósito: presionar al poder establecido y corregir una situación considerada injusta.

Diferentes tipos

Los movimientos ecologistas se caracterizan por su actitud de denuncia hacia todo aquello que perjudica el medio ambiente: contaminación, cambio climático, desertización, desaparición de especies en peligro de extinción...

Los movimientos estudiantiles luchan en varios frentes, como la mejora de la política de becas, reformas educativas o una mayor participación de los estudiantes en los planes de estudio.

Los movimientos vecinales se caracterizan por reivindicar mejoras en los espacios públicos (ampliación de las zonas verdes, mayor seguridad, transporte accesible...).

A lo largo de la historia los campesinos han impulsado agrupaciones agrarias, las cuales reivindican una mejor distribución de las tierras o ayudas del estado para la comercialización de sus productos.

Los colectivos feministas actúan en varios frentes: equiparación salarial, discriminación de la mujer en el mundo laboral o la denuncia del sexismo en cualquiera de sus manifestaciones

En muchos países con población indígena en situación de exclusión social se han formado colectivos que apoyan la cultura y la tradición de los pueblos indígenas. El movimiento indigenista ha tenido y tiene un papel muy activo en América Latina.

Los diferentes movimientos han sido y son los principales motores de cambio de la sociedad. Si tomamos como referencia a los colectivos feministas, gracias a ellos la mujer ha podido votar, trabajar fuera del hogar con normalidad o acceder a estudios superiores.

La idea general de todo movimiento social se basa en un principio simple: la acción de un colectivo puede transformar la realidad.

Las redes sociales son actualmente una herramienta imprescindible para activar la movilización de los ciudadanos

Antes de la aparición de las nuevas tecnologías, los diferentes movimientos sociales se organizaban con una serie de estrategias: reuniones en locales más o menos clandestinos, protestas y manifestaciones en calles y plazas, huelgas, distribución de panfletos reivindicativos...

Con internet cualquier agrupación puede multiplicar su capacidad de comunicación y de influencia en el conjunto de la sociedad.

Imagen Fotolia. labitase

Definición Siguiente >>