Definición de Odio

Se experimenta odio cuando se siente una intensa aversión hacia alguien o algo. Este sentimiento es la cara opuesta del amor y cuando aparece se tienen deseos asociados con la violencia o la venganza.

Un sentimiento ligado a las ideas

El sentimiento de odio no surge de manera espontánea, sino que proviene de un tipo de ideas determinadas, los estereotipos. En otras palabras, los humanos creamos enemigos a partir de nuestras inclinaciones personales. De esta manera, los hinchas de un equipo odian a los de otro, o una etnia odia a otra.

De la persona o del colectivo odiado normalmente se extrae una característica que simplifica y deforma la realidad. En esta línea, se hacen valoraciones despreciativas como las siguientes: los judíos son avaros, los gitanos roban, los negros son vagos, las rubias son peligrosas o los emigrantes no son de fiar. Este tipo de ideas son generadoras de odio, pues en todas ellas hay individuos o grupos que se presentan como una amenaza peligrosa.

Como criterio general, quien odia experimenta dos sentimientos íntimamente ligados: ira y temor. Siente ira porque tiene el impulso de causar algún daño y siente temor porque se considera amenazado.

Distintas valoraciones

Para Freud y la corriente psicoanalítica en general, sentimos odio como un mecanismo inconsciente que nos permite protegernos de posibles amenazas.

Desde un punto de vista histórico, el odio ha jugado un papel protagonista en todo tipo de episodios, como las guerras, los genocidios o el terrorismo.

En términos legales existen los crímenes de odio. Estos crímenes se fundamentan en los prejuicios hacia algún colectivo o entidad. Así, los homosexuales o algunas minorías étnicas han sido víctimas de odio.

Si bien todas las religiones defienden el amor como ideal humano, la mayoría de conflictos religiosos han surgido del odio hacia otras creencias

Para algunos el odio es una perversa combinación de miedo e ignorancia. En este sentido, al odiar a otro estamos expresando un temor hacia algún aspecto de nosotros mismos y, paralelamente, al no ser capaces de reconocer dicho temor estamos siendo ignorantes.

Desde la perspectiva del budismo el sentimiento de odio es un intento de destruir la felicidad ajena. Por otro lado, la acción de odiar está relacionada con otros sentimientos y emociones igualmente dañinos, como el resentimiento, el desprecio o la envidia.

Imagen: Fotolia. artpustovit

Definición Siguiente >>