Definición de Outsourcing

OutsourcingEl outsourcing es una palabra que proviene del inglés y se utiliza para nombrar la subcontratación de servicios por parte de una empresa. Tanto si es por necesidad como por comodidad hay que tener en cuenta todos los aspectos antes de decidirnos a dar el paso. Aparentemente es lo mismo que tercerización, aunque la principal diferencia radica en que en el caso del outsourcing, la subcontratación de servicios puede ocurrir en otro país distinto al de origen, mientras que en el caso de la tercerización, se ciñe única y exclusivamente al país donde está afincada la empresa.

Dentro del outsourcing podemos encontrar distintos tipos de servicios para subcontratar, como pueden ser servicios de contabilidad, paquetería, limpieza... e incluso servicios de impresión, sobre todo para publicidad. Esto está destinado a simplificar el trabajo de la empresa original, ahorrando costes tanto económicos como de tiempo y humanos. Antes de dar el paso debemos sopesar tanto los beneficios como las desventajas a la hora de abrir las puertas del negocio a terceras empresas.

Ventajas e inconvenientes del outsourcing

Dentro de los puntos positivos, podemos destacar la reducción de costos en los equipos, tanto en su mantenimiento como en la reparación de averías. Esto ocurre en los casos de renting de vehículos, donde el coche no es de la empresa, pero por un precio previamente pactado puede disponer de el, sin tener que preocuparse de pagar el seguro, revisiones y mantenimiento o reparaciones. Lo mismo ocurre con los equipos informáticos, donde nos aseguramos de tener un servicio técnico rápido y eficaz sin necesidad de tenerlo en plantilla. En el caso de subcontratar la contabilidad, tesorería, etc... ocurre lo mismo, tendremos disponible un grupo de profesionales que se ocuparán de tener todo al día y formarse continuamente. Todas estas opciones permiten a la empresa volverse más competitiva, ya que se centraliza lo verdaderamente importante en la misma, haciendo más fuertes sus áreas claves de negocio.

Si bien esta acción se destina a mejorar el funcionamiento de la empresa, hay que tener en cuenta que tiene unas posibles desventajas a tener en cuenta para evitar tener sustos desagradables e innecesarios. Ante todo hay que investigar todas las propuestas que aparezcan sobre la mesa, buscando una buena relación calidad precio, pero ante todo asegurarnos que el servicio contratado es el que se está prestando.

No siempre lo caro es bueno ni lo barato es malo, pero es importante comprobar si la empresa a la que se subcontrata puede hacerse cargo realmente del volumen de trabajo. Para ello es buena idea detallar todo en el contrato a fin de evitar que los costes del outsourcing por un mal trabajo recaigan sobre la empresa principal.

Imagen: iStock . Tashi-Delek

Definición Siguiente >>