Definición de Preadolescencia

PreadolescenciaEl ser humano tiene la costumbre de clasificarlo todo. A la hora de ordenar las etapas de la vida, se utiliza generalmente la siguiente clasificación: infancia, juventud y madurez. Estas tres etapas tienen, a su vez, subperiodos. Concretamente, la preadolescencia es el periodo que se encuentra entre la niñez y la adolescencia.

De manera general, abarca desde los 11 hasta los 13 años, momento en el que empieza la pubertad y la adolescencia comienza.

En la etapa infantil, los niños tienen unos esquemas mentales con las siguientes características: predominio del pensamiento mágico, sensación de inmediatez ( lo importante es el presente ) y ausencia de responsabilidades sociales.

Al iniciarse la preadolescencia, tanto los niños como las niñas experimentan una serie de transformaciones. El componente mágico de sus ideas se disminuye y ya no tienen tantas fantasías. Empiezan a sentir atracción hacia el sexo opuesto, por lo que surgen los primeros amores. La dependencia en relación con los padres es menor y empiezan a crear sus propios vínculos personales. Tienen un mayor control de sus sentimientos y las "rabietas" no son tan frecuentes. Ya distinguen la diferencia entre el bien y el mal, aquello que pueden y no pueden hacer. Su comprensión de las normas sociales es cada vez mayor. Están integrados en los hábitos y costumbres sociales y les importa la moda, su futuro y, sobre todo, su aceptación social. En este sentido, les afecta especialmente ser rechazados por sus compañeros. Por otra parte, van asumiendo ciertas responsabilidades personales ( tienen que estudiar al margen del colegio y realizar algunas tareas sencillas en su casa ). Todos estos comportamientos tienen una parte fronteriza, ya que no son propiamente niños pequeños pero tampoco son adolescentes con un grado de autonomía.

Cada cultura y cada época histórica ha otorgado un sentido a la preadolescencia. En algunos lugares, los niños que están en esta etapa ya están trabajando y asumen unas responsabilidades propias de los adultos. Por fortuna, esta práctica es considerada inmoral y se cataloga como explotación infantil. Aunque la legislación y la consideración social ha avanzado, las situaciones de abuso infantil todavía se dan y especialmente en la preadolescencia, cuando los niños ya pueden ser útiles para fines perversos porque se les puede manipular con cierta facilidad.

Definición Siguiente >>