Definición de Probidad

Tal vez en desuso, el concepto de probidad tiene que ver con valores de comportamiento humano que hacen que una persona destaque positivamente a partir de sus actitudes honestas, inmaculadas y adecuadas según los parámetros de comportamiento social. Esta palabra remite a un lenguaje muy formal y, por otro lado, no es común su utilización debido a que en gran parte las sociedades actuales se manejan con valores cambiantes permanentemente.

El origen de un término y su explicación social

Se estima que la palabra probidad proviene del latín, idioma en el cual el equivalente sería probitas y cuya traducción podría ser 'honestidad'. Así, la probidad es entendida como una cualidad o un conjunto de actitudes que puede desarrollar un ser humano según las cuales se comporta de manera honesta, fiel, utilizando el bien como medio y no la maldad o la usura ni la especulación.

La probidad es un factor que varía de manera muy clara de acuerdo al contexto ya que en sí misma implica un grado de moralidad que puede verse transformado de época en época. Así, mientras en algunos momentos de la historia la probidad tenía que ver con actitudes religiosas, de devoción y clausura hacia Dios, en la actualidad la probidad de una persona puede estar ligada a la solidaridad, a la bondad o a la no corrupción.

La probidad como cualidad de familia o personal

Un aspecto interesante de la palabra que aquí definimos es aquel que tiene que ver con la presencia de cierto valor hereditario o de linaje respecto de este concepto. En este sentido, el término sirvió durante mucho tiempo para marcar la pertenencia a cierta familia o conjunto de antepasados probos y por lo tanto adquiría un carácter transitivo que se pasaba de generación en generación. Esto fue por ejemplo muy típico en la Roma Antigua, aunque todas las aristocracias siempre tomaron este valor como uno de los modos de justificar su superioridad.

La decadencia y la Modernidad

En la actualidad, la probidad pareciera ser un bien escaso y casi inexistente. Si hay algo que caracteriza a la Modernidad y a la Posmodernidad es la presencia de un sinfín de formas de entender el mundo, por lo cual términos que buscan universalizar los comportamientos se vuelven difíciles de aplicar. Este es el caso de la probidad como bien común y masivo ya que en el medio se hallan un gran número de matices sociales y conductuales.

Imagen: Fotolia. tabbybarnes

Definición Siguiente >>