Definición de Revolución Francesa

Como hecho determinante que ha servido para cerrar una época y comenzar otra, la Revolución Francesa representa sin duda alguna un quiebre de mentalidades y un profundo cambio político y social en Occidente.

La historia detrás de la Revolución más importante de la Modernidad

Cuando uno busca comprender qué es la Revolución Francesa, la tarea se vuelve dificultosa ya que hay numerosos elementos que deben ser tenidos en cuenta. Por un lado, la sociedad francesa presenta características a fines del siglo XVIII de extrema desigualdad que se generan por el hecho de que las aristocracias no debían pagar impuestos y tomaban todas las decisiones políticas mientras las burguesías y campesinos, sectores trabajadores, se encargaban de costear el estilo de vida lujoso de la corte real y los más poderosos.

Por otro lado, esta situación de tanta desigualdad, que irá generando un incontenible malestar, se vio profundizado por el hecho de que la política estaba en manos de los sectores más poderosos (Primer y Segundo Estado) mientras que el Tercer Estado (compuesto por el pueblo) no figuraba en la mesa de decisiones. La crisis económica, el hambre, la falta de alimento son todos elementos que contribuyeron a la explosión en 1789.

Los hechos que desencadenan la revolución

En los años anteriores al estallido revolucionario, se venía dando en Francia, y especialmente en París, un aumento importante de espacios de debate y discusión de la situación política. En estos lugares se difundieron con fuerza ideas críticas hacia la monarquía y hacia la situación imperante, agitando así el germen revolucionario que terminaría por estallar el día 14 de julio de 1789 con la Toma de la Bastilla.

Este evento, que marca el comienzo de la revolución, fue precedido por conflictos políticos que se dieron al convocar el rey a los Estados Generales, reuniones en las cuales los tres estados franceses debían comparecer sobre si estaban de acuerdo o no con aumentar impuestos y terminar con los privilegios sociales. En estas reuniones el Tercer Estado no fue representado ni esrcuchado como correspondía y por lo tanto se separó del resto formando su propia Asamblea y dictando sus propias normas de funcionamiento. Al darse esta situación de conflicto político, se manifestó en la práctica el quiebre y la desautorización hacia la figura del rey.

Resultados y legado del movimiento revolucionario

Con el estallido de la revolución, en Francia se cambiaría para siempre la realidad política, a pesar de que la misma tuviera idas y vueltas. Desde entonces comenzó a construirse cada vez más fuertemente una idea política sobre la importancia de la participación popular en la toma de decisiones, así como también de la necesidad de la divisió de poderes.

Estas cuestiones son las que han derivado en gran modo en las actuales democracias occidentales en las que ambos elementos son fundamentales y constitutivos.

Imágenes: Fotolia. Eugenesergeev - Radoslav Nedelchev

Definición Siguiente >>