Definición de Revolución Industrial

La Revolución Industrial es un proceso iniciado en Gran Bretaña en torno al año 1730, que engloba diversos cambios en el modelo de producción y consumo de bienes y que transformó por completo la vida económica del momento pasando de una sociedad agrícola a una sociedad industrializada, originando grandes cambios políticos y sociales.

Durante el siglo XIX estos cambios se extenderían a muchos países de Europa occidental así como a Norteamérica, concluyendo todo el proceso entre 1820 y 1840.

Causas de la Revolución Industrial

La Revolución Industrial surge como un conjunto de factores que tienen su origen en distintos ámbitos de la sociedad pero que se interrelacionan entre sí. De este modo entre sus principales causas, cabe destacar las siguientes.

Uno de los elementos fundamentales para entender la Revolución Industrial es la adopción del vapor como fuente de energía. Los avances tecnológicos permitieron sustituir la tracción animal por máquinas que funcionaban a base carbón y daban unos rendimientos mucho más altos, además de suponer una revolución para el sector transporte con la aparición del ferrocarril, que daba una velocidad de movimiento apenas imaginable pocos años antes.

En el ámbito de la demografía, los años previos a la Revolución Industrial coinciden con un crecimiento sostenido de la población, derivado de principalmente de un aumento en la esperanza de vida, gracias a la incorporación de nuevas medidas higiénicas, sanitarias y alimentarias.

El aumento demográfico derivó en un éxodo rural que movió a la población de las zonas agrícolas hacia las ciudades, lo que terminaría por repercutir en que aumentase la oferta de mano de obra barata a la vez que la demanda de bienes básicos.

Por otra parte, los avances tecnológicos permitieron que la Revolución Industrial significase también una Revolución Agrícola. Los rendimientos del sector primario se multiplicaron de forma exponencial gracias a la adopción de nuevas técnicas de cultivo sustituyendo el barbecho por la rotación, así como la adopción de nuevos cultivos como el maíz o la aparición de la ganadería estabulada, permitió utilizar nuevos métodos de producción que propiciaron el surgimiento de los primeros empresarios agrícolas. Este hecho también su reflejo negativo, ya que se produjo una concentración parcelaria que ahogaba a los pequeños campesinos, expulsándolos de sus tierras con destino a la ciudad.

La conclusión fue que la sociedad cambió por completo. La división por estamentos inamovibles que había primado hasta el siglo XVIII, se vio sustituida por una sociedad dividida en tres clases (alta, media y baja) que permitían una cierta movilidad entre ellas, aunque las condiciones de vida entre ellas aún estaban tremendamente marcadas.

Imagen: iStock, mdurinik

Definición Siguiente >>