Definición de Sistema Linfático

El sistema linfático es un conjunto de células, tejidos y órganos del organismo que está en estrecha relación con el sistema inmunológico y con el sistema circulatorio, tanto estructural como funcionalmente. Se trata de un conjunto de órganos conectados por una red de vasos y capilares que recorren todo el organismo transportando linfa y glóbulos blancos principalmente.

Función del sistema linfático

La función principal del sistema linfático consiste en el transporte de los glóbulos blancos (células del sistema inmune) por todo el organismo de modo que puedan recorrerlo en busca de células o sustancias extrañas al mismo (antígenos). Éstas pueden ser virus, bacterias, microorganismos, células cancerosas que perdieron sus características normales, o también tejidos pertenecientes a otras personas que pueden ingresar en el cuerpo por transfusiones de sangre o trasplantes de órganos, por ejemplo.

Los órganos del sistema linfático brindan un espacio en donde los glóbulos blancos se originan, se diferencian, se concentran, y se multiplican para poder librar las batallas contra los agentes extraños.

El sistema linfático también cumple una función en el drenaje de los tejidos tomando el exceso de líquidos del espacio extracelular, y, junto con el sistema circulatorio, tiene un rol en el transporte de las grasas desde el sistema digestivo.

En general, el sistema linfático no es muy popular si lo comparamos con los demás sistemas del cuerpo, pero, como observamos, cumple una función central y vital en la defensa del organismo frente a agentes extraños que puedan dañarlo, como así también frente a células internas que puedan modificarse y generar un peligro para la vida.

Células, tejidos y órganos que componen el sistema linfático

Cuando hablamos de los glóbulos blancos (o leucocitos), que son los principales actores del sistema linfático, nos referimos a una gran variedad de células que cumplen diferentes funciones en las reacciones inmunológicas del organismo. Entre ellas, podemos mencionar a los linfocitos (linfocitos T, linfocitos B y Natural Killers), monocitos, macrófagos, neutrófilos, basófilos, eosinófilos, células dendríticas, entre otras. Estas células circulan tanto por los vasos linfáticos como por los vasos sanguíneos.

En cuanto a los órganos, podemos hacer una distinción entre los órganos linfoides primarios y los secundarios. Con primarios nos referimos a aquellos en donde se produce el origen y la maduración de los leucocitos, y son la médula ósea y el timo.

Órganos linfoides secundarios

- Los ganglios linfáticos: Pueden tener un tamaño que va de unos milímetros a pocos centímetros. Se ubican en todo el cuerpo, pero se concentran principalmente en el cuello, las axilas y la zona de las ingles. Los ganglios funcionan como filtros de la linfa y es en donde los linfocitos reconocen a los antígenos que son presentados por las células dendríticas. Una vez que se produce un reconocimiento de un agente extraño, allí es donde se produce la multiplicación de los linfocitos efectores para erradicarlo. Esto produce un aumento de tamaño de los ganglios y es la razón por la cual, cuando nos enfermamos en algunos casos, podemos palparlos y decimos que ‘’tenemos los ganglios inflamados’’ (se nota sobre todo en los del cuello).

- El bazo: Es el órgano de mayor tamaño del sistema linfático y su función es filtrar la sangre en busca de agentes extraños. Esto es posible porque contiene una gran cantidad de células del sistema inmune en su interior que se encargan de esto. Otra función del bazo, más relacionada con el sistema circulatorio, es la de destruir a los glóbulos rojos viejos y reciclar sustancias como el hierro que contienen.

- Las amígdalas: Se pueden describir como cápsulas llenas de células inmunes que se encuentran en las vías de entrada de los sistemas respiratorio y digestivo. Dado que cuando respiramos y comemos, junto con el aire y los alimentos ingresan millones de microorganismos, el tejido linfático de las amígdalas tiene la función de eliminar a la mayor cantidad posible de éstos antes de que ingresen efectivamente al organismo.

- Las placas de Peyer: Se trata de tejido linfático asociado con el intestino.

También se puede encontrar tejido linfático difuso (conocido como tejido asociado con las mucosas) en relación con los epitelios del sistema digestivo, respiratorio y urinario, ya que son los sistemas que se encuentran en asociación con el exterior. El tejido linfático difuso no son más que células inmunes que hacen ‘’guardia’’ en las posibles vías de entrada de patógenos al organismo con la función de detectarlos precozmente y erradicarlos a través de la respuesta inmune innata, y si esto no es suficiente, poder generar una respuesta inmune específica lo más rápido posible.

Los vasos y capilares linfáticos conectan todos los órganos del sistema linfático, y a este con el resto del cuerpo. A diferencia de los vasos del sistema circulatorio, son ciegos (es decir, no forman un circuito continuo) y tienen una permeabilidad mayor, permitiendo el pasaje de células enteras, anticuerpos, y otras sustancias con mayor facilidad a través de sus paredes.

La linfa

La linfa es una sustancia acuosa, incolora, similar al plasma sanguíneo, que sirve como soporte para el transporte de las células a través de los vasos, capilares y órganos del sistema linfático.

Se forma a partir del drenaje del líquido extracelular de los tejidos, como así también de la sangre. De hecho, el sistema linfático y el sistema circulatorio tienen una conexión a nivel de dos venas que se encuentran a la altura del cuello.

Definición Siguiente >> Tejido Sanguíneo

Referencias bibliográficas

• Ross, M. H. & Pawlina, W. (2012). ''Histología''. Buenos Aires: Médica Panamericana.

• Didáctica, Enciclopedia Temática Ilustrada. Tomo 2, ‘’El Hombre’’. Editorial Oriente S.A.

• Suárez, H., Frid D. & Espinoza, A. M. (2005). ‘’Biología | Polimodal - El organismo humano: salud y enfermedad’’ (Libro 3). Buenos Aires: Longseller.

• Enciclopedia Ilustrada de Ciencia y Naturaleza, ‘’El cuerpo humano’’ – Time Life y Editorial Atlántida, 1998.

• Curtis, H. y Cols. (2008). ‘’Biología’’. Séptima edición. Buenos Aires: Médica Panamericana.

Autora

Escrito por Tatiana Bengochea para la Edición #102 de Definición MX , en 07/2021. Tatiana es Lic. en Ciencias Biológicas y Prof. en Biología. Graduada en la UBA, Arg.

Más definiciones del autor