Definición de Somatización

Mente y cuerpo son dos partes distintas del organismo humano pero nadie puede negar hoy en día que funcionan de manera conjunta. Muchas veces, las afecciones que dañan nuestro estado anímico o nuestra psiquis pueden no manifestarse clara y evidentemente y allí es cuando aparece el fenómeno conocido como somatización, obligando a que el cuerpo exprese lo que uno está sintiendo.

El extraño funcionamiento del cuerpo y de la mente

Si uno se manejara con la lógica, podría decirse que el cuerpo demuestra dolor o sufrimiento ante un estímulo externo. Lo mismo debería pasar con la mente y cuando uno está triste, angustiado, estresado, preocupado o incluso feliz esto debería trasladarse a las expresiones y a la forma en la que uno se comporta. Sin embargo, esto no es tan simple y cuando hablamos de la psiquis, la misma se encuentra hasta el día de hoy indescifrable para muchos científicos que la han estudiado.

Es muy común que una persona que tiene determinadas sensaciones (tales como las mencionadas, pero también otras) controle esas emociones de modo inconciente pero que de algún modo las mismas se hagan presentes a través del organismo, del cuerpo físico. A esto se le llama somatización y hace referencia a aquel fenómeno que hace que el cuerpo dé muestras de aquel cansancio, estrés, angustia que la psiquis anula.

La somatización como un problema

Trabajada muchas veces desde el psicoanálisis, la somatización se puede convertir en un gran problema para la persona porque supone muchas veces afecciones físicas que no se sabe de dónde vienen o dónde tienen su origen pero están presentes y en numerosas ocasiones ni siquiera el tratamiento apropiado logra resolverlas. Si una persona somatiza su angustia ante un duelo con una gripe fuerte o con una alergia, es difícil encontrar la razón de esa presencia o del dolor porque las causas no son evidentes.

Así, el trabajo psicoanalítico y el reconocimiento de sentimientos muchas veces ocultos es importante para asegurar a la persona una buena calidad de vida que implique mayor nivel de sensatez y autoconocimiento.

El control social y sus efectos

Si tenemos en cuenta que en la actualidad vivimos en sociedades con rutinas muy duras y exigentes tanto a nivel físico como psíquico, y que además se encuentra en todo un alto nivel de control social sobre nuestros comportamientos, es lógico pensar que este tipo de cosas afectan a nuestro estado de ánimo y, por consiguiente, a nuestro estado de salud generalizado. Muchas veces la mente anula cosas que no se permite reconocer como sufrimiento por valores sociales que nos dicen que uno debe ser fuerte, no quebrarse, no llorar y ni siquiera dar lugar al dolor.

Imagen: Fotolia. agsandrew

Definición Siguiente >>