Definición de Sujeto y Predicado (Sintagma Nominal y Verbal)

El sintagma nominal o sujeto es la parte de la oración que indica la persona que realiza la acción, su núcleo o parte más importante será siempre un sustantivo, en cambio, el sintagma verbal, comúnmente conocido como predicado, remite a la acción asociada al sujeto.

Para el español, la oración es la unidad fundamental. Desde un aspecto semántico, la oración es la expresión de una idea completa y, para que ello sea posible, y transmitirse de manera apropiada, se requiere la presencia de una serie de elementos que garantizan el éxito comunicativo, y en este marco, los dos más importantes, y a la vez esenciales, son el sujeto y predicado.

Ejemplos del sujeto e identificación de núcleo

A medida que el sujeto se vuelve más complejo el núcleo podrá estar acompañado de otra serie de palabras que se conocen como determinantes. Los determinantes del sujeto son: artículo, adjetivo, complemento de nombre o andnominal y la aposición. El núcleo más sus determinantes constituyen el sujeto. Por ejemplo:

Juan tocó la guitarra.

En este caso, el sujeto es “Juan”, asimismo el núcleo del sujeto es el sustantivo “Juan” pues es la única palabra que da cuenta de quien realiza la acción. sin embargo, como ya fue dicho, el sujeto puede ser más complejo a medida que añadimos más elementos:

Juan, alumno de la secundaria, tocó la guitarra.

Se puede observar que ahora aparecen más elementos del lado del sintagma nominal. Cabría preguntarse ¿cuál de estos es el núcleo del sujeto? La respuesta es el sustantivo “Juan” pues, a pesar de que hay otros dos sustantivos “alumno” y secundaria”, Juan da cuenta de quién realiza la acción. La estructura “alumno de la secundaria” es una aposición o frase sustantiva en aposición pues acompaña al núcleo y su función es brindar mayor información sobre el sujeto.

Líneas arriba se dijo que el núcleo del sujeto es siempre un sustantivo; sin embargo, otras palabras también pueden fungir como núcleos del sujeto gracias a un proceso llamado sustantivación. La sustantivación ocurre cuando una categoría gramatical, principalmente pronombre, adjetivo y verbo, cumplen la función de sujeto según el modo en que se utilicen. Función, gramaticalmente hablando, se refiere al modo en cómo se comporta una categoría gramatical según el uso que se le dé

Por ejemplo:

Ella ama a los animales.

El enfermo se ha recuperado notablemente.

Correr es bueno para la salud.

En el primer ejemplo se observa que el pronombre “Ella” está funcionando como el sujeto de la oración pues es de quien se habla y es, además, quien lleva a cabo la acción de amar. Cuando un pronombre personal cumple estas dos características se le considera como un sustantivo y, por lo tanto, como el núcleo del sujeto. Caso similar ocurre en el segundo ejemplo. “Enfermo” es un adjetivo pues ofrece un atributo o característica de un sustantivo (Juan está enfermo). Sin embargo, también se le puede considerar un sustantivo porque es quien realiza la acción de recuperarse, es de quien se habla en la oración y, además, está precedido por el artículo “El”. Siempre que una palabra esté precedida por un artículo, funcionará gramaticalmente como sustantivo.

El último ejemplo es un tanto distinto a los dos primeros. Mientras que un pronombre y un adjetivo pueden ser vinculados fácilmente con una persona, un verbo no, pues este da cuenta de acciones. ¿Cómo se sustantiviza un verbo? Para responder esta pregunta hay que distinguir entre verbos conjugados y verbos no conjugados o verboides. Los verbos conjugados (que tienen morfemas de persona, número, tiempo y modo) funcionan como tales pues establecen la acción realizada en la oración. Por otro lado, los verboides, que carecen de persona, tiempo, número y modo, no pueden dar cuenta de una acción realizada en un tiempo determinado o por una persona específica, por lo que su función será determinada por su forma. Los verboides en infinitivo (terminación ar, er, ir) pueden funcionar como sustantivos y pueden ser, como en el ejemplo anterior, núcleo del sujeto:

Correr es bueno para la salud.

“Es” es el verbo de la oración. Lo que se está describiendo como bueno para la salud, o sea, de quien se habla es del verboide “correr” por lo que este es un sustantivo y, además, el núcleo del sintagma nominal.

En ocasiones, puede haber más de un núcleo del sujeto, es decir, más de un sustantivo que tenga el mismo valor sintáctico de sujeto dentro de la oración, a esto se le conoce como sujeto compuesto. Por ejemplo:

Juan y María fueron a la fiesta juntos.

Juan, mi primo, y María, la nueva del vecindario, fueron a la fiesta juntos.

En ambos casos, los núcleos del sujeto son dos sustantivos: Juan y María; a pesar de que en el segundo ejemplo cada uno está acompañado por una aposición.

Ejemplos del predicado y núcleo

El caso del predicado o sintagma verbal es más sencillo. Su núcleo será siempre un verbo conjugado. Al igual que con el sujeto, pueden acompañar al verbo determinadas palabras o estructuras que funcionan como sus determinantes. Entre estas se encuentran el adverbio, el objeto directo e indirecto, el adjetivo, los complementos circunstanciales, entre otros. Por ejemplo:

María comió un pastel en la fiesta de ayer.

El núcleo del predicado es el verbo “comió” que da cuenta de la acción realizada por el sujeto “María”. Acompañan al verbo los determinantes “un pastel” que funciona como objeto directo y el complemento circunstancial de lugar “en la fiesta de ayer”.

Se debe prestar mucha atención con las perífrasis verbales. Las perífrasis son dos o más verbos que funcionan como uno solo, es decir refieren a una sola acción. Debido a que se consideran como un solo verbo, el núcleo del predicado, en estos casos, será toda la perífrasis:

Miguel fue a comprar dulces para la fiesta.

María ha visto la película tres veces.

Guillermo salió corriendo de la fiesta.

Los verbos son “fue a comprar”, “ha visto” y “salió corriendo” respectivamente. Cada perífrasis funciona como el núcleo de cada oración pues, como ya se dijo, los dos verbos que las constituyen funcionan como uno solo.

También, como ya se mencionó anteriormente, sólo el verbo conjugado puede ser el núcleo del predicado, los verboides desempeñan otras funciones dentro de la oración. Por ejemplo:

Mi tiempo se fue en abrir y sellar cartas.

En el ejemplo anterior, el núcleo del sujeto “mi tiempo” es “tiempo”. El núcleo del predicado es el verbo “fue”, mientras que las palabras “abrir” y “sellar” son verboides que, en este caso, forman parte de un complemento circunstancial.

Definición. Siguiente >>

Referencias bibliográficas

Altieri, N. (1995). Manual de morfosintaxis. Puebla: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Duarte Márquez, H. (2007). Morfosintaxis -de la oración al discurso. Puebla: Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Autor

Escrito por Marcelo Jesús Salazar Martínez para la Edición #106 de Definición MX , en 11/2021. Marcelo es licenciado en Lingüística y Literatura Hispánica, actualmente estudia la maestría en Literatura Hispanoamericana con PNCP en la BUAP y se especializa en narrativa fantástica hispanoamericana de los siglos XIX, XX y XXI.

Más definiciones del autor