Definición de Toxoplasmosis

Muchas veces las enfermedades infecciosas pasan desapercibidas por considerarse que son leves o que no revisten gravedad como otras problemáticas médicas, pero si uno tiene en cuenta que implican siempre un contagio pueden rápidamente volverse complicadas. Uno de los ejemplos de tal caso es el de la toxoplasmosis, una enfermedad que surge a partir de la presencia de un parásito y que rápidamente puede convertirse en un serio problema.

Un contagio invisible e impensado: la presencia del Toxoplasma gondii

La toxoplasmosis es una enfermedad de tipo parasitaria que se genera a partir de la presencia en el cuerpo de un parásito que comienza a reproducirse muy rápidamente en el organismo. Este microorganismo es altamente dañino ya que tiene facilidad para desplazarse y para tomar células sanas del cuerpo. Además, la presencia del mismo puede pasar desapercibida por la persona ya que no siempre se presentan los síntomas de modo evidente, y esto hace que el individuo pueda recién enterarse de tal situación cuando las condiciones son complicadas.

Se estima que la principal causa de contagio de la toxoplasmosis es el contacto con el parásito a través de las heces de las mascotas, especialmente de los felinos. Estos parásitos son muy comunes entre los gatos y pueden fácilmente pasar de las heces a las manos, a la comida que se consume, a los espacios donde se manipulan alimentos, etc. Es por esto que trabajar con las causas de contagio es esencial para evitar problemas.

Síntomas y prevención de una enfermedad evitable

La principal problemática en torno al parásito que genera la toxoplasmosis es aquella que tiene que ver con el hecho de que la misma no siempre es sintomática. Esto quiere decir que la persona puede no presentar ningún síntoma evidente de tal condición aunque el parásito esté ya presente en su cuerpo. Por otro lado, los síntomas de esta enfermedad son fácilmente confundibles con los de una gripe: dolor de cabeza, fiebre, dolor muscular, inflamación, cansancio, etc. En casos en los que la toxoplasmosis ha sido detectada en casos avanzados, los problemas pueden ser mucho más graves e implicar la dificultad en el funcionamiento de varios órganos.

Para comprender el por qué de la importancia de la higiene, debemos decir que la toxoplasmosis es evitable si uno lleva a cabo las prácticas conocidas de limpieza. Al estar presente este microorganismo en las heces o deposiciones de los animales, manipular las mismas con los recaudos necesarios es esencial. Además, utilizar guantes o lavarse bien las manos luego de hacerlo es de suma importancia para evitar propagar los parásitos en alimentos o agua que luego será consumida.

El tratamiento de esta enfermedad se realiza a partir del uso de medicación específica, aunque en casos de pacientes con el sistema inmunológico deprimido (como quienes poseen HIV) el tratamiento debe ser crónico para evitar nuevas manifestaciones de la enfermedad.

Imagen Fotolia. Jolopes

Definición Siguiente >>