Definición de Tren de Carga

Desde los tiempos de la Revolución Industrial, fenómeno histórico que se desarrolló a partir del siglo XVIII, el sistema de transporte para el ser humano ya nunca fue igual. Esto quiere decir que con la invención de un medio de transporte como el tren de carga, la comunicación, el comercio y muchas otras actividades cambiarían para siempre.

Un poco de historia para entender a este tipo de transporte

El tren de carga fue la primer forma de transporte con motor que el ser humano desarrolló en la historia. En este sentido, la locomotora se inventó como una posibilidad para transportar la carga de las diferentes regiones de producción agrícola a los centros urbanos o portuarios de manera más rápida y evitando pérdidas ocasionadas por la longitud de los viajes.

Cuando se activó el fenómeno de la Revolución Industrial, que implicó una enorme cantidad de producción, y se estableció la división internacional del trabajo, la locomotora y el tren de carga se convirtieron en un elemento necesario para poder llevar las materias primas a destino a tiempo. La locomotora funcionaba a carbón y era un transporte muy veloz en comparación con las carretas, además de poder cargar cantidades mucho más grandes de materia prima.

Las principales características del tren

Es importante aquí señalar que cuando hacemos referencia al tren de carga no estamos hablando del tren que transporta pasajeros o que sirve para el turismo sino a aquel que lleva vagones en los cuales se carga mercadería. Este tipo de transporte ha sido esencial para conectar zonas lejanas.

Es un tipo de transporte altamente barato porque sólo se necesita una locomotora y vagones que van vacíos, es decir, que no requieren ninguna estructura especial. Al mismo tiempo, el tendido de vías puede encarecer el transporte pero en términos generales los beneficios aseguran además una carga muy numerosa por lo cual se abarata el precio final.

¿Por qué ha desaparecido este tipo de transporte?

Si bien fue predominante a lo largo de todo el siglo XIX, el tren de carga ha perdido su lugar frente a otras formas de transporte que se han desarrollado en el siglo XX, especialmente el camión y el avión. Estos dos transportes han ganado lugar debido a que consumen un tipo de combustible que es mucho más interesante y que genera muchas más ganancias para las grandes empresas de energías. Al mismo tiempo, un avión puede recorrer distancias a veces imposibles para un tren y eso hace que incluso de manera local sea un tipo de transporte preferido, aunque no más barato ni menos contaminante.

Imagen: Fotolia. Gstudio

Definición Siguiente >>